En los colegios británicos, existen dos vías a través de los cuales los profesores informan sobre la evolución de sus alumnos a los padres. La primera es la reunión de padres con profesores, que tiene lugar tres veces al año y que se celebra de forma individual al final de cada trimestre. En ella, el profesor tiene la oportunidad de informar verbalmente sobre el progreso de sus alumnos, así como orientar a los padres en qué aspectos pueden ayudar a mejorar el aprendizaje de sus hijos o aquellas particularidades sobre el desarrollo social o emocional que consideren. Así mismo, los padres tendrán la oportunidad de hacer preguntas sobre el progreso de sus hijos o plantear al profesor cualquier otra cuestión que consideren relevante.

La segunda vía los padres la reciben en formato de informe escrito, pero éste es muy diferente al informe escolar que podemos encontrar en el sistema español, ya que no está orientado únicamente a recoger las notas y los logros de los alumnos en las evaluaciones, sino que pone casi el mismo énfasis en el esfuerzo dedicado que en los logros obtenidos. A menudo incluyen también valoraciones de los profesores sobre algunas disciplinas académicas, que en la etapa de primaria suelen ser principalmente en las matemáticas y el lenguaje.

En estos informes también se pone especial atención en el desarrollo personal, social y emocional del niño; así como observaciones sobre la capacidad de aprendizaje general del alumno y su esfuerzo y recomendaciones para mejorar las capacidades de aprendizaje en el futuro.

30 / 08 / 17