«Desde el primer día sabía que CBS iba a ser un lugar especial para mí. No es solo una escuela sino una comunidad en la que todos crecemos y nos ayudamos a mejorar los unos a los otros. Los niños aprenden con entusiasmo y se esfuerzan por descubrir quiénes son en este mundo en constante cambio. Esta sed de aprender es evidente en sus rostros cada día, bien por estar aprendiendo un nuevo experimento científico o por la manera creativa en que se les enseña el inglés.

Los profesores formamos un auténtico equipo, trabajando siempre en continua colaboración para garantizar que la experiencia sea única y específica para cada niño. La preocupación por nuestro alumnado es absoluta, yendo más allá de lo posible para atender no solo sus necesidades académicas, sino también sus necesidades sociales, emocionales y de desarrollo. Todo esto se combina para crear un entorno de aprendizaje electrizante, y del cual estoy orgullosa de formar parte.»

06 / 02 / 19